Seleccione una marca


Chemours Refrigerantes

Normas de seguridad para refrigerantes

Reglas y normas existen para garantizar el cumplimiento de determinadas actividades y/o garantizar la seguridad de quien las ejecuta. Para el caso de los fluidos refrigerantes son todavía más importantes. Es por esto que cada país debe cumplir con las regulaciones locales y, además, con la norma ASHRAE, que regula los refrigerantes a nivel internacional.

Un ejemplo de la norma ASHRAE es la 34, que indica el nivel de toxicidad e inflamabilidad de los refrigerantes.

La Norma determina la siguiente clasificación:

• Toxicidad - Crónica (larga exposición)
• Clase A - Compuestos cuya toxicidad no ha sido identificada, de acuerdo a los límites establecidos.
• Clase B – Se identificaron evidencias de toxicidad.

• Inflamabilidad*
• Clase 1 – No se observa propagación de llama en el aire.
• Clase 2 - Límite inferior de inflamabilidad (LFL) de 0,10kg/m3 y poder calorífico inferior a 19.000 kJ / kg.
• Clase 2L - Clase 2 con una velocidad de combustión inferior a 10 cm/s.
• Clase 3 - Inflamabilidad elevada, caracterizándose por (LFL) inferior a 0,10kg/m3 o Poder Calorífico superior a 19.000 kJ/kg.

A modo de ilustración, utilizaremos el sector de refrigeración industrial (frigoríficos, industrias alimenticias etc.), donde es común encontrar dos tipos diferentes de fluidos refrigerantes: Amoníaco y Fluidos Refrigerantes Halogenados.

En el caso de los Halogenados, la norma clasifica los HFCs, substitutos de los CFCs y HCFCs, como A1, ya que no presentan nivel de toxicidad (A) e inflamabilidad (1). Por su parte, el amoníaco, muy utilizado en sistemas de refrigeración industrial debido a su capacidad de refrigeración, está clasificado como B2L, siendo tóxico (B), además de presentar clase 2L de inflamabilidad.

Norma ASHRAE

Refrigerante

Clase

(HFC) R-134a

A1

(Amoníaco) R-717

B2L



A diferencia de los fluidos halogenados, el uso del amoníaco debe ser, en gran parte, restringido a lugares aislados, alejados de áreas muy pobladas, además, las instalaciones industriales deben tener en cuenta que su operación sea supervisada por personal técnico especializado.

Por lo tanto, como profesional, manténgase siempre actualizado sobre las normas ASHRAE. Ellas son muy importantes tanto para la seguridad como para los otros aspectos relevantes que se observen en relación a la elección de los fluidos refrigerantes. Y, por supuesto: utilice solamente productos de calidad y con la garantía de origen reconocida.

*De acuerdo a los estándares de la norma ASTM E681 -09 (2015)