Seleccione una marca


Chemours Refrigerantes

Refrigerantes alternativos: panorama general

Con el avance del Protocolo de Montreal en la región de Latinoamérica, los profesionales del sector de refrigeración y aire acondicionado están cada vez más interesados en buscar información sobre fluidos refrigerantes alternativos.

A su vez, cabe mencionar que están siendo adoptados en todo el mundo nuevos parámetros de análisis del desempeño ambiental de esos productos. Uno de ellos es el concepto TEWI, sigla en inglés para Total Equivalente del Impacto del calentamiento, que aborda con un alcance más amplio la conocida sigla GWP (Potencial de calentamiento Global). Los especialistas remarcan que el TEWI se mide por la masa del total equivalente de gas carbónico (CO2) resultante de la suma del impacto directo generado por un vaciado de fluido refrigerante en el sistema y del impacto indirecto, por el consumo energético de los equipos.

Otra medida que está siendo adoptada a nivel mundial para identificar y cuantificar el impacto ambiental directo e indirecto es el LCCP – Life Cycle Climate Performance. En esa medida se incluyen el impacto en el calentamiento global (ton CO2 equivalentes) en todas las etapas del ciclo de vida del producto, es decir, desde su fabricación, transporte, uso, reciclado hasta su destino final.

Algunos de los refrigerantes encontrados en el mercado sirven de ejemplo para observar el uso de esos conceptos. Ellos se denominan naturales y presentan bajo potencial de calentamiento global, como los sistemas a base de CO2 que poseen un impacto en el calentamiento global directo, realmente muy bajo. Sin embargo, si sumamos el impacto indirecto (TEWI) o impacto total en el ciclo de vida del producto (LCCP), en algunos casos y aplicaciones, puede llegar a tener un mayor impacto que los refrigerantes HFCs, porque el consumo de energía y el impacto indirecto puede tener un peso más significativo que el impacto directo.

Además de aplicar esos nuevos conceptos para el gerenciamiento sustentable de los sistemas de refrigeración y aire acondicionado, también deben ser consideradas las propiedades de seguridad del fluido refrigerante. Un refrigerante como amoníaco puede representar riesgos de seguridad, por su toxicidad, en ambientes de mucho público, por ejemplo.

Otros aspectos importantes que el profesional debe tener en cuenta son las condiciones de los equipos, como la estimación de vida útil y aplicación, tipo de aceite utilizado, presión y temperatura, rendimiento y eficiencia energética. Verificar si realmente es necesario invertir en nuevas instalaciones y en la compra de equipos nuevos, si sus expectativas son resueltas con sólo realizar la substitución del fluido refrigerante (procedimiento de Retrofit).

Una vez adquiridas esas informaciones, el profesional podrá evaluar las opciones de productos alternativos comercializados en el mercado a modo de tomar la mejor decisión. Para eso, Noticias Refrescantes sugiere que busque mayor información sobre esos productos en material técnico especializado, dentro de la aplicación que se desea.

A modo de facilitar, reunimos en la tabla las características más relevantes de algunos alternativos para su comparación.

Hidrocarburo y amoníaco: Presenta buena performance termodinámica, pero estos productos exigen cuidados especiales debido a sus altas tazas de inflamabilidad y toxicidad. Aquellos que opten por esos productos deberán reforzar las medidas de seguridad en sus operaciones.

Dióxido de carbono: Presenta propiedades ambientales positivas, a pesar de no ofrecer el mismo desempeño termodinámico proporcionado por los otros productos. Trabaja con sistemas de altísima presión, además requiere mantenimiento especializado y medidas de seguridad preventivas. El rendimiento puede verse bastante perjudicado en regiones de clima cálido. Las inversiones también suelen ser mucho más altas que los sistemas tradicionales.

HFCs: Son los refrigerantes de características compatibles con las de los HCFCs (como el R-22). Inofensivos para la capa de ozono, favorecen, además, la substitución práctica y rápida de los HCFCs, ya que fueron desarrollados particularmente para esa operación. Poseen potencial de calentamiento global directo (GWP) más altos que los fluidos refrigerantes denominados naturales.

HFOs: compuestos a base de Hidro-fluoro-olefinas, que poseen bajísimo potencial de calentamiento global y potencial cero de degradación de la capa de ozono. Se trata de la próxima generación de fluidos refrigerantes.