Seleccione una marca


Chemours Refrigerantes

El riesgo de la mezcla inapropiada de fluidos refrigerantes

Casos corroborados en el sector señalan que aumentó el número de profesionales que, por cuenta propia, realizan mezclas entre fluidos refrigerantes diferentes. Este accionar podría traer consecuencias, entre ellas, la imposibilidad de ajustar el sistema a las condiciones de operación deseadas.

Para entender mejor por qué no se aconseja realizar ese tipo de mezcla, es importante tener en cuenta que:

  • Cada fluido refrigerante presenta un comportamiento termodinámico propio. Es decir, tienen comportamientos diferentes en lo que se refiere a la temperatura, presión y volúmenes, o que resultan en diferentes capacidades de cambio térmicas. Por eso, para cada uno de ellos, existe una relación propia de Presión vs Temperatura, un Diagrama de Presión vs Entalpia, una taza de cambio térmica específica, entre otras propiedades.
  • Cuando se realiza una mezcla de fluidos se obtiene un nuevo producto. De esta manera, la propiedad termodinámica de esa mezcla pasará a tener un comportamiento diferente a los productos originales que la compusieron. Esto significa que, cuando sucede una mezcla inapropiada, se está utilizando, en realidad, un producto con propiedades desconocidas. En esa condición, no hay referencias, termodinámicas y no es posible predecir el comportamiento que la mezcla inapropiada asumirá en el ciclo de refrigeración, lo que ocasiona riesgos a la eficiencia y capacidad del sistema, sin contar, aún, los potenciales riesgos químicos que la mezcla de componentes incompatibles puede generar, como la formación de productos peligrosos, por ejemplo.
  • Trabajar con una mezcla hecha por el propio operador, no es lo mismo que utilizar una mezcla desarrollada y comercializada por empresas confiables. Las empresas desarrollan esos productos con criterios muy rigurosos, teniendo en cuenta la seguridad, desempeño, compatibilidad de materiales, entre otros. De esa manera, se aplica la proporción exacta y registrada de cada componente de la mezcla y también su comportamiento termodinámico, además de pasar por un riguroso proceso de aprobación junto a los fabricantes de equipamientos y entidades de normatización técnica y de ingeniería (ASHRAE, por ejemplo).

Recuerde:
Para evitar mezclas indeseables, siempre que realice una modificación en un sistema, controle qué fluido refrigerante y qué tipo de lubrificante está en operación en el equipo.