Seleccione una marca


Chemours Refrigerantes

La recolección segura de los fluidos refrigerantes


La recolección adecuada de los fluidos de un sistema de refrigeración es el primer paso para permitir el reciclaje de dichas sustancias.

Para garantizar la efectividad de esta etapa, es importante respetar las buenas prácticas de refrigeración y trabajar siempre con seguridad. Antes de iniciar el proceso de recolección es necesario reconocer la identidad del refrigerante. Por ejemplo, si el fluido es un R-22, R-12, R-422, entre otros. Es importante también que no se mezclen fluidos diferentes en el interior del cilindro de recolección. Los cilindros de recolección, por otro lado, deben estar siempre en buenas condiciones de uso, además de presentar certificación de calidad. Para eso, es altamente recomendable someterlos a inspecciones periódicas, incluyendo test de presión, por lo menos una vez cada 5 anos.

Durante el llenado del cilindro, la temperatura de este no debe ser rebajada, ya que el posterior aumento de temperatura provoca la expansión de una parte del líquido contenido en el cilindro generando el riesgo de que el embalaje se rompa. Por este motivo, es aconsejable llenar el cilindro con la adecuada cantidad de refrigerante en la fase líquida, correspondiente a un máximo del 80% de su capacidad total. Al finalizar el procedimiento, identifique el cilindro informando el tipo de fluido contenido – eso evita mezclas indebidas de diferentes refrigerantes.

* Es importante recordar que esos consejos deben ser seguidos tanto para descartes o reciclaje del fluido, como para posibilitar reparaciones o mantenimiento en los equipos.