Seleccione una marca


Chemours Refrigerantes

La importancia de la carga térmica para el rendimiento de un equipo

Durante el diseño de un sistema de refrigeración o aire acondicionado, el cálculo de la carga térmica es tan importante como la correcta selección del gas refrigerante. El aumento de la cantidad de calor en el ambiente a ser enfriado, por ejemplo, aumenta el trabajo del compresor y reduce su vida útil. En un ambiente industrial, donde a menudo hay casos en los que el control de temperatura es crítico, la insuficiencia de carga térmica prevista en el proyecto puede afectar directamente su productividad, o incluso la calidad del producto final.

Es importante destacar que un sistema de sub-escala, presentando carga térmica por encima de los niveles previstos puede poner en peligro todo el proceso de enfriamiento, y este hecho es a veces desconocido por el equipo responsable del mantenimiento de estos ambientes. Incluso con cierta frecuencia, los problemas asociados a un carga térmica sub-dimensionada son erróneamente atribuidos al rendimiento del refrigerante o incluso a posibles fugas.



Recuerde que para realizar un cálculo adecuado, se tienen que tener en cuenta las posibles fluctuaciones que se producen durante todo el año, en función de factores tales como el aumento de la producción; las variaciones en el número de empleados en el sitio; mayor número de equipos conectados; diferentes estaciones del año, aislamiento insuficiente del sitio; entre otros. En una sala refrigerada, por ejemplo, los principales factores a tener en cuenta para el cálculo de la carga térmica son:



• Pérdida de calor a través de las paredes por contacto entre el exterior y el interior:
La ubicación del ambiente marca la diferencia, porque si en determinados momentos del día el sol calienta directamente a las paredes de la habitación a refrigerar, la carga térmica tiende a aumentar.

• El aire exterior que entra en la cámara:
El aire puede penetrar debido a un aislamiento defectuoso o incluso por la existencia de alguna apertura que se abra de forma frecuente en el local.

• Producto que será refrigerado:
El producto puede ser refrigerado a una temperatura más alta que el medio ambiente. La cantidad de producto colocado en la cámara es mayor a la que se consideró en el diseño.

• Otros factores como la gente, las luces y los motores, la obstrucción de los evaporadores.

Así que esté atento a respetar las condiciones que fueron previstas por el proyecto, y a las fluctuaciones inesperadas de los parámetros adoptados. Teniendo esto en cuenta, algunas desviaciones pueden ser controladas a tiempo, lo que evita potenciales problemas como la reducción de la capacidad de refrigeración, entre otros.