Seleccione una marca


Chemours Refrigerantes

Detectores de fugas

 

Cuando se trabaja con refrigerantes la seguridad es primordial, por dicha razón es importante verificar que los equipos no tengan fugas. En la actualidad los detectores de fugas pueden ser catalogados dentro de tres categorías: no-selectivo, halógeno selectivo, o de compuesto-específico.

Los detectores selectivos de halógeno usan un sensor especializado que permite al monitor detectar compuestos que contienen flúor, cloro, bromo y yodo sin interferir con otras especies. La mayor ventaja de tales detectores es una reducción en el número de alarmas molestas causadas por la presencia de algunos compuestos diferentes en el área.

Estos detectores son fáciles de usar, ofrecen una gran sensibilidad que los detectores no selectivos no tienen (su límite de detección es <5 ppm cuando se usa como monitor y <0.05 onzas/año cuando se usa localizando fugas), y son muy durables. En general, debido a la especificidad parcial en el detector, estos instrumentos pueden ser calibrados fácilmente.

Los detectores de compuestos específicos son los detectores más complejos, y los más caros. Estas unidades son capaces de detectar la presencia de una especie simple sin interferir con algún otro compuesto.